Diario

Retazos de mi diario, impresiones, iconos…

 

avila

Aquí voy colgando retazos de mis diarios, flashes literarios, iconos reflexivos…

De todo un poco para compartir mi alma y recordar que nuestra vida tiene que ser transparencia para todos.

.

.

Madrid, 18-06-2014.

El pasaporte que descansa sobre mi escritorio es una puerta que fascina y aterra hasta que me decida a cruzarla.

Madrid, 11 / 05 / 2014

“Un poema lleva a Dios, pues un poema es una forma de Dios. No es el hombre quien habla, es Dios, solamente Dios por medio del poeta. Salomón no nos canta en el Cantar de los cantares, es Dios, de aquí el misterio del verdadero poema”

Reynaldo Pérez Só

Madrid, 10 / 05 / 14

cigarron

Anoche hubiera tenido que acostarme temprano para recuperarme del jetlag, pero no pude hacerlo: me atrapó la lectura de “El cigarrón”, el último libro de mi maestra Elizabeth Schön, publicado por Diosa Blanca, ejemplar que mi amigo Edgar Vidaurre fue a llevarme a casa el día antes de dejar Caracas. “Es la explicación poética de un milagro”, me advirtió. Yo anoche he entrado en ese milagro. Creo en ellos por oficio y por haberlos recibido tantas veces. Pero nadie como Elizabeth para cantarlos, nadie como ella para hacernos entrar en la dimensión más auténtica de la realidad que está continuamente a nuestro alcance y muy pocas veces percibimos por tenerla demasiado a mano.
Pienso en mi mes en Caracas, lleno de tantos encuentros luminosos e inolvidables, de lo auténtico de cada diálogo, de lo fuerte de cada relación que se ha embellecido. Pienso en su fondo de balas, gases, mentiras y atrocidades. Palpo el milagro… “para que el vuelo siga y retorne vivo / como acabado de salir / del centro amarillento de las margaritas”.
Allí me quedo: en la voz transparente y caraqueña de Elizabeh que nos expresa a todos en el revés luminoso de tanta oscuridad. Oro por cada uno y los reencuentro envueltos por la paz y la sabiduría. Tengamos confianza: la vida nos devolverá el amarla sin mezquindades.

.

.

Madrid, 8 / 05 / 2014

Calle_de_la_Primavera_(Madrid)

Encuentro Madrid “calientita”.
-“Te has traído el trópico” -me dicen. Nada más cierto. Me he traído tanto y a tantos.
Abro mi armario y saco los abrigos, guantes y bufandas… Coloco ahora mis franelas y ropa fresca que he traído en la maleta.
En mi habitación y me saludan las imágenes de El Ávila y la Virgen de Coromoto. Sigo deshaciendo las maletas y ubico mis nuevas joyas de Caracas en la biblioteca: algo más de Montejo, Rojas Guardia, Schön, una nueva edición de “Doña Bárbara” para pactar con Santos Luzardo en nuestro empeño incansable.
La tarde continúa calentándose.
– “La que te viene…”- intentan amenazarme.
Atesoro este calor. Custodio esta distancia que nos hace fecundos.
Estoy aquí / soy de allá. Debate entre historia y ontología.
Mis hermanos me hacen encontrarme en una y otra latitud.
Somos nosotros mismos.
Fiesta infinita.

 .

.

Maiquetía, 7 / 05 / 2014

caracasavila

Dejo Caracas en una tregua de plomo y fuego. Plomo también es su cielo en esta sequía. Plomo en los rostros del desasosiego. Paladeo la desdicha de camino al aeropuerto. Voy en el carro de una amiga. Como al mío le han robado el radio hace unas semanas me alegro al pensar que volveré a escuchar la Emisora Cultural sobre sus autopistas, pero me cuentan que le han cambiado el dial y ahora es casi imposible sintonizarla. Últimamente a todos nos han robado algo que nos sintonizaba con nosotros mismos y con los demás. Somos una sociedad en interferencia, una vibración aturdidora…
Paso por Caracas y no la quiero mirar. Vuelvo a la vida que late en mí y me aferro a lo que tiene ser y valor. Hecho uno con la Realidad vuelvo mi mirada hacia afuera y lanzo puentes hacia quien va a mi lado. Entre nosotros despunta un pacto de vida y esperanza. Este es el fuego que derrite el plomo, el sentido que vence toda interferencia, el gozo certero que nadie nos podrá nunca quitar.

.

.

Caracas, 04 / 05 / 2014

schon (2)

Extracto del prólogo de Edgar Vidaurre al libro “Las coronas secretas de los cielos”, de Elizabeth Schön

“Leyendo este libro, he podido por otra parte entender, que sólo somos cuando estamos en el centro de la cruz. Cruz en donde convergen todas las realidades posibles. Es allí donde se produce ese encuentro indescriptible de nuestro contacto íntimo pero intenso con la totalidad. Cruz que posee en cada extremo de dolor trascendido y además permitido con callada solemnidad, una corona. Serán entonces cuatro calladas coronas de los cielos en cuyo centro, como dije, somos, vivimos, anhelamos, sufrimos, pero también finalmente encontramos. He aquí entonces al perdón.”

Caracas, 1 / 05 / 2014

 Macintosh_classic

Papeles inesperados: He reencontrado en casa mis primeros escritos.

Paso la noche en vela releyéndolos. Escribí estos textos en mi procesador Apple que tuve hasta 1994. “Los herejes”, mi primer cuento, me deja sorprendido por su lucidez, la fuerza de sus imágenes y su sobriedad. Debía tener 13 años cuando lo escribí. Está claramente influenciado por Borges tanto en su temática como en su estilo. Recuerdo que el primer libro «serio» que leí fueron sus “Artificios”, en la edición de bolsillo de Alianza que me enamoró más por la imagen de su portada que por lo que podía encontrar en sus páginas. Recuerdo experiencias parecidas con otros libros. Entonces entiendo que mis gustos literarios muchas veces han estado motivados por razones estéticas: los cuentos de Andersen en mi infancia, en esa edición preciosa que me regalaron mis padres cuando tendría 7 u 8 años, la edición numerada del Quijote con los grabados de Duré que me regaló mi madre en su última Navidad. Quizá por todo esto escribo como quien pinta y se me caen de las manos los textos sin matices ni perspectivas.

Varios de los cuentos han sido corregidos por José Javier. En uno me hace críticas muy fuertes. Según dice, yo sería capaz de cosas mejores. Cuánto agradezco este maestro de mis primeros intentos literarios, sus desafíos y la libertad que me dejaba con cada uno. En ese tiempo en el colegio se selló entre nosotros una amistad indestructible.

Entre otras páginas encuentro también varios poemas que en 1996 formaban parte de “Las ruedas”, pero finalmente los saqué. ¿Por qué? me pregunto ahora, pero no me viene a la mente ninguna respuesta. Los saqué y ya. Quizá algún día me disponga a incluirlos en una nueva edición o un nuevo libro.

Tengo que cuidar bien estos textos. Quisiera llevarlos conmigo a Madrid para seguir dialogando con ellos, pero prefiero no arriesgarlos. Pediré a Jacqueline que me los escanee y me los envíe por email. Veremos qué puede surgir desde ellos

.

.

Caracas, 29 / 04 / 2014

avila

En 1996 escribí este poema que luego fue publicado en la serie “Altamira” de “Las ruedas” (1999). En este paso por Caracas no deja de resonarme dentro y me impresiona comprobar cómo hemos quedado retenidos por décadas en el mismo agujero.

“De una Caracas que se cae
Sombra y misterio en el aire
Sol oculto / Luna negra

Se quedaba callada y retenida
se abría en la tierra con silencio de aire
viéndola y estaba toda
casi para tomarla y llorar
Calles desde esta altura
edificio valle no hay ruido temblor en silencio
una ciudad toda mía y despoblada
tarde anticipada y desasosiego
reto de temblor en el cielo

Pienso y tal vez por agonía
que esta sequía de ropaje gris
se hunde y cambia en otro lugar
que hay calor y movimiento
en otro tiempo de mundo

Caracas de gas y maletas retenidas
sol oculto luna negra
sobre este cielo

Una búsqueda sin compañía
un vuelo gritado sobre sus árboles
luz callada que escapa de las nubes
y mi caer ciego desde esta altura

Palpitación del suelo
grito de tierra esparcido en un valle”

.

.

Caracas, 25 / 04 / 2014

suma

De visita ayer a la librería Lugar Común de Altamira disfruté de una buena conversa con mis amigos Rodrigo Blanco Calderón y Luis Yslas. Hurgando entre sus estanterías, fui seducido por una obra irresistible: El primer tomo en 3 volúmenes de la “Suma del pensar venezolano”, recién editados por la Fundación Polar, con estudios y textos selectos de las principales plumas y protagonistas de nuestra historia: desde Cristóbal Colón en su estupor al arribar a nuestras costas hasta los dos textos punta del Concilio Plenario de Venezuela, antologados por el teólogo Rafael Luciani. Recorro sus páginas con fascinación, haciendo tesoro de lo que en verdad somos para mirar el presente y el futuro con sensatez y esperanza.

http://www.empresas-polar.com/sala-de-prensa/fundacion-empresas-polar-presenta-el-libro–suma-del-pensar-venezolano_343.html

.

.

Caracas, 23 / 04 / 2014.

las-ruedas3

Episodio que viví en un puesto de Monte Ávila Editores en Caracas, el 23 de abril de 2012, día del libro: 


Encuentro una caja abarrotada de ejemplares de mi primer libro, “Las ruedas” (1999), que yo creía agotado, a 5 Bs. c/u. El Oliverio que todo escritor lleva dentro me alborota el lado oscuro del corazón. Tomo todos los libros y voy a pagar, creo que 200 Bs.


– No, pana, tú no te puedes llevar todos esos libros.
– ¿Por qué no? Están aquí para ser vendidos.
– Claro, pero no a una sola persona. Eso es acaparamiento.
Me río, claro, porque es lo primero que me sale y porque no me lo creo.
– No te rías, que es en serio.
– ¿De verdad no me puedo llevar todos los libros?
– No, porque la cultura es pal’ pueblo.
Yo pienso de qué planeta me habrán recogido a mí, que llegué en metro hasta esa feria.
– … Además, ¿pa’ qué quieres tú todos esos libros iguales?
– Es mi libro favorito.
– Pero no te lo vas a leer cien veces distintas.
– Para mí es como “Rayuela”.
Silencio. Me siento como si tocara Schubert para un reguetonero y cambio la estrategia.
– Son para regalar. Es que soy muy solidario.
– Ah, bueno, si eres solidario… ¡Fulana! ¿El chamo se puede llevar todos estos libros iguales?
Responde la fulana:
– Nooooo. Eso es acaparamiento – La cartilla al dedillo.
– Vale. ¿Cuántos me puedo llevar?
Hoy diez. Y si quieres más, vuelve otras veces y cada día te llevas diez.
– Ok. A diez por día… ¿Y eso no es racionamiento?
– No, en Venezuela no hay racionamiento; justicia social, sí.
Respiro.
– Me llevo estos diez.
-Son cincuenta bolívares. Número de cédula…
Les doy mi número.
– No, pana, de verdad que tú tienes algo raro con este libro: El nombre que aparece en tu registro es el mismo que aparece en el libro.
Mi conciencia se ríe bajito…
– Es-que-yo-es-cri-bí-el-li-bro.
– …
El vendedor mira el libro, lo voltea, mira mi foto, lo abre al azar en cualquier página.
– …
– ¡Fulana! El chamo dice que él escribió el libro.
– Diga lo que diga, ese libro no es suyo. Es del pueblo.

Los diez ejemplares se me acabaron muy pronto. En estos dos años he querido ofrecer mi libro a mucha gente querida en tantas partes. Supongo que no somos pueblo.

.

.

Caracas, 21 / 04 / 2014

lamparas

¿Dónde quedó la oscuridad? ¿Dónde el sinsentido? Ha sido una Semana Santa inolvidable en mi Caracas. Ocho días de retiro para orar y aprender junto a mi padre y a los Hermanos de La Salle de toda Venezuela, a quienes pude servir con alegría: su testimonio de constancia y compromiso me ha marcado para siempre. Anoche la Vigilia Pascual en la parroquia de Manzanares para celebrar la victoria de Jesús sobre la oscuridad y el mal. Hoy un recital de poesía entrañable con María Gabriela Rosas y la compañía de gratos amigos en la Librería Kalathos, en el que quedamos transfigurados por la luz de la palabra. Luego una tarde de encuentro con mi familia para atizar el calor de nuestro hogar. Para concluir, misa de Resurrección nuevamente en Manzanares, para recibir a mis queridísimosPeregrinos de la Esperanza Venezuela, quienes llegaban de pasar la semana de misión en los Llanos, para compartir su crecimiento y sus alegrías. Todo me comprueba que la esperanza y la paz la construimos desde lo profundo de nuestra espiritualidad, en familia, con valores hondos y constancia, abiertos a los demás, al encuentro y la belleza. 

.

.

Caracas, 10 / 04 / 2007

La riqueza de Venezuela está en su tierra, cierto.
Mucho mayor la que está bajo su tierra, lamentablemente.
Pero la más grande, la inquebrantable, es la que hoy está a ras de tierra: humillada, conculcada, pero sin dejar de luchar.
Esa riqueza esparcida y fecunda como semillas, germinará.

.

.

Caracas, 07 / 04 / 2014

No, no me rindo en mi empeño por sembrar esperanza.
No me rindo.
Estos rostros que encuentro en cada esquina me lo piden.

.

.

Caracas, 05 / 04 / 2014

pino

En el centro de la casa de ejercicios espirituales Cristo Rey hay un pino que hoy encuentro podado. Lo he sembrado yo hace quince años, pocas horas antes de entrar en el Seminario. Cada vez que he vuelto a esta casa lo he encontrado como el signo de mi vocación que va creciendo a través de cuidados y podas, de días frescos, soleados, tempestades… Hoy lo veo como imagen de mi pueblo: podado y probado, pero en pie. “A todo el que da fruto, mi Padre lo poda para que dé más fruto”, dice Jesús. ¿Qué he venido a hacer a esta casa en mi primer día en esta Caracas? Tomar tiempo para reflexionar y ponernos delante de Dios es un acto de valentía, custodiar el corazón es la mayor resistencia, purificar el alma delante de Dios, un acto libertario. Muchos continuamente me piden orar y ofrecer por todo lo que estamos viviendo: Aquí estoy.

.

.

Caracas, 04 / 04 / 2014

ccs

Amanezco en una ciudad sitiada.
Anoche he llegado de Maiquetía a Chacao en 15 minutos.
“Paso por Caracas y no la quiero mirar… miro dentro de mí y me uno a lo que tiene ser y valor…”.
Extrañeza: la autopista sola y a oscuras. Al pasar frente a la UCV, me dicen que me tape con el pañuelo, pues aunque venimos con las ventanillas cerradas los gases del día permanecen y se meten por todas partes. Yo pienso en el odio como una mano etérea que sabe infiltrarse en cada uno. Día a día.
Ha sido una noche de tregua, ¿repliegue táctico? (Llevo 12 horas sin ver las noticias y me tienen que poner al día).
Me cuentan de la jornada atroz que acaba de vivirse y entiendo la sensación colectiva.
Vuelvo a mirar hacia afuera y reconozco en todo la Presencia que amo y me ha traído hasta aquí: me uno y ella y encuentro la paz.
“Esta noche no podemos pasar al sureste: hay barricadas por todas partes. Pero extrañamente Chacao está tranquilo hoy”. Pienso en el mar de fondo.
En el distribuidor Altamira una cuadrilla de la policía minicipal nos detiene y nos pide identificarnos. “Perdonen, perdonen, sólo estamos en acciones preventivas. Pueden irse”.
Altamira: restos de barricadas, hogueras, basura a lado y lado. Oscuridad y silencio. La mano etérea flotando sobre nosotros.
Llego a casa de mi padre y empezamos a organizar el equipaje: “Mañana de madrugada debemos salir de aquí, antes de que pandemónium se desate”.
5.00am: Todo listo. Apenas he llegado a mi país y ya he comenzado a huir.

Oporto, 25 / 3 / 2014

eli

He pasado el fin de semana junto a mis queridisimos amigos Jose Javier Miguez Rego e Ygdalia Lo Priore Infante para recitar mi poesía en su Librería Rayuela. Unos dias entrañables en los que hemos celebrado nuestra Fiesta Mundial de la Poesía el 21 de marzo. Al dia siguiente, encontré en su casa un libro que se salvó de préstamos olvidados, exilios, mudanzas y tiempo sin vernos… se trata deun ejemplar de “Aun el que no llega”, de nuestra inolvidable Elizabeth Schon. En la primera página, la dedicatoria: “A Christian Diaz Yepes, poeta indefinible en la más aguda e indefinible poesía actual. Con amor, Elizabeth Schon”. Lamayor sorpresa, la fecha en que me lo dedicó: también un 22 de marzo, pero en Caracas, quince años atrás. Definitivamente, la poesía está unida por un hilo luminoso que vence los tiempos, distancias, lecturas inconclusas…

.

.

Madrid, 14 / 03 / 2014

Primavera en Madrid, cómo me gustaría disfrutarte. En cambio, sólo lloro muertos, heridos, torturados…

.

.

Mensaje Caracas-Madrid, 12 / 03 / 2014

“Le désir de lumière produit la lumière”.

Simone Weil 

Chris, lo leí y pensé de inmediato en ti

(Gabriela Rosas)

.

.

Madrid, 08 / 03 / 2014

Una mente tan abierta que sea capaz de valorar al otro precisamente porque es distinto a ti

.

.

Madrid, 09 / 02 /2014

máquina

¿La máquina de escribir? Sencillamente otra cosa: Pensamiento y expresión en otras coordenadas.

Viena, 27 / 10 / 2013

marcus

Tra i più bei doni di Gesù in questo tempo alla Sophia, la amicizia che rimarrà in cuore. Marcus Scheiermann, fratello dell’anima. Grazie!

Loppiano, 13 / 10 /2013 

gus y Jorge

La alegría del reencuentro

(Con Gustavo Alvarado y Jorge Valerio)

.

.

Anuncios

Un comentario sobre “Diario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s