La Palabra del domingo: semilla que ha de crecer

La Palabra del domingo: semilla que ha de crecer

Domingo XXVII del tiempo ordinario

 

arbol_mostaza_0065

Lectura del santo evangelio según san Lucas (17,5-10):

En aquel tiempo, los apóstoles le dijeron al Señor:
«Auméntanos la fe».
El Señor dijo:
«Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera:
“Arráncate de raíz y plántate en el mar», y os obedecería.
¿Quién de vosotros, si tiene un criado labrando o pastoreando, le dice cuando vuelve del campo: “Enseguida, ven y ponte a la mesa”?
¿No le diréis más bien: “Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras como y bebo, y después comerás y beberás tú”?
¿Acaso tenéis que estar agradecidos al criado porque ha hecho lo mandado? Lo mismo vosotros: cuando hayáis hecho todo lo que se os ha mandado, decid:
“Somos siervos inútiles, hemos hecho lo que teníamos que hacer”».

Palabra del Señor

 

Meditación:

Todos buscamos lo que da la vida y se nos venden tantas respuestas para alcanzarlo, pero nada termina de saciarnos, de responder totalmente a nuestros anhelos más profundos. La fe es lo que verdaderamente da la vida. Es ese don que Dios coloca como minúscula semilla en lo más íntimo de cada persona y allí nos da la verdad, nos llena de la fuerza y la paz que van creciendo hasta hacernos vivir en plenitud. ¡Esos son nuestros grandes anhelos! La Palabra de este domingo nos deja claro que la fe es mucho más que creer que Dios existe o sentirnos en paz con él. Ese es apenas el principio. La fe se ejercita como una disposición activa que tenemos que avivar una y otra vez.

“…Al menos como un granito de mostaza…” Es la respuesta al pesimismo y la poca valoración que a veces damos a lo que vivimos. No hay nada pequeño si ha sido hecho por amor. Para Dios no cuenta lo llamativo, sino la autenticidad de lo que se siembra: Él se encarga de hacerlo germinar. ¿Acaso esto nos habla de desentendernos de la siembra? Para nada. Nos enseña más bien que debemos continuar esparciendo la semilla de las buenas obras, que son las Palabras de vida, en cada lugar en que estamos presentes. Hay árboles que germinan muy pronto, otros pueden tardar más. Pero lo cierto es que nuestro Padre no deja de hacer germinar la simiente que hayamos sembrado sin mezquindad.

¿Cuáles son esos “pequeños” actos de amor que hoy debo valorar?

“Somos siervos inútiles, hemos hecho lo que teníamos que hacer” Quiera Dios que nos podamos presentar así en su presencia: como los siervos que han hecho lo que debían hacer. En la adoración y la fidelidad a Él está nuestra felicidad. Estar en su presencia, nuestra mayor recompensa. Que podamos descubrir en cada acto del día la oportunidad para ser siervos fieles. Lo que nos toca vivir puede dejar de ser una carga o una desgracia, si descubrimos en la voluntad de Dios lo que debemos vivir en plenitud.

¿Cómo puedo vivir mis obligaciones de este día para transformarlas en ocasiones de encuentro con Él y motivos para mi propia santificación?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s