Publicado en Christian Díaz Yepes

La Palabra de hoy: determinación

OLYMPUS DIGITAL CAMERALa Palabra de hoy: determinación

Domingo XIII del tiempo ordinario

 

Después de la primavera del anuncio renovador, los milagros y la Transfiguración, Jesús comprende que llega la hora de consumar su obra de redención: llevará su amor al Padre y a los hombres hasta el extremo de la Cruz. Por eso toma la firme decisión -“endureció el rostro”, dice literalmente el evangelio- de subir a Jerusalén, donde sabe que va a ser ajusticiado. La amenaza no le detiene en su ascensión a la ciudad. Jesús actúa así porque es el amor de Dios en persona: libre y decidido, valiente y recio.  Lo vemos en cómo deja clara su exigencia al que dice que le seguirá sin reservas: “el hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza”. También en su radicalidad con los que anteponen los amores humanos al amor y servicio a Dios: “deja que los muertos entierren a sus muertos. Tú, ve y anuncia el evangelio”, “el que pone la mano en el arado y mira hacia atrás no es digno del reino de Dios”. Porque el que quiera seguir a Cristo debe negarse a sí mismo; el que quiera ganar la vida, ofrecerla.  Nuestro antipático egoísmo está llamado a ofrecerse en la hoguera del amor de Dios. Esto exige ir en contra de la corriente de los que sólo se buscan a sí mismos, el propio gusto o la propia conveniencia.

En Cristo no hay división entre amor y verdad,  misericordia y justicia, gracia y exigencia, mística y ascética. ¿También es así en ti cómo cristiano?

Qué distinto este evangelio a la mentalidad corriente en nuestro tiempo, que tiende al mínimo esfuerzo y a la falta de compromiso. Se nos induce a dejarnos llevar por lo fácil sin establecer metas trascendentes para nuestra vida. No es casual que por eso hoy proliferen espiritualidades incompletas que nos presentan un Cristo demasiado dulzón, blando y que justifica todo. ¿Pero este puede ser el Salvador que nació bajo la persecución de Herodes y sufrió el exilio, que con sus solas fuerzas  sacudió el enorme templo, volteó mesas de cambistas y liberó a los animales de los sacrificios, el que calmó la tempestad, que con un grito levantó a Lazaro de la tumba y que finalmente le plantó cara al Sumo Sacerdote y a Pilato? ¿Un Redentor acomodaticio hubiera pagado nuestro rescate a precio de su propia sangre derramada en la cruz?

Tomo conciencia de que también en mí puede estar entrando mucho de ese cristianismo incompleto y hasta distorsionado. ¿En qué debo convertirme (= cambiar de mentalidad)?

No basta sólo la buena intención para seguir a Jesús. Es necesaria su llamada y el total despojamiento de sí mismo. Para vivir el Evangelio de hoy tenemos que redescubrir el misterio de nuestra elección por parte de Dios junto con su exigencia de tomar una “determinada determinación”, como dijo santa Teresa de Jesús, de seguirle a él cueste lo que nos cueste y por encima de cualquier otra cosa. Sólo desde esta libertad radical damos una respuesta coherente y cada cosa en nuestra vida gana su verdadero sentido.

¿Qué exigencias me está planteando hoy el Señor para ser auténtico discípulo suyo?

Anuncios

Autor:

Sacerdote y poeta. Nacido en Caracas, Venezuela, en 1980. Estudió Artes, Filosofía y Teología. Ordenado sacerdote para la Arquidiócesis de Caracas en el 2007. Premio Nacional de Poesía Juvenil del Ateneo de Caracas y la Casa de la Poesía de Caracas (1996). A los 19 años su libro "Las Ruedas" fue seleccionado en concurso y publicado por Monte Ávila Editores Latinoamericana (1999). En el 2004 la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello publicó su libro "Una Barca. Ha publicado y recitado en países como Estados Unidos, Italia, Suiza, Brasil y Siria. Su poesía ha sido traducida al Inglés, al Italiano y el Árabe. Premio Trípode de literatura cristiana por su libro de espiritualidad "Beber de la fuente de la paz" (Caracas, 2009, Madrid, 2014). También ha sido nominado para recibir el Premio Mundial de Poesía Mística (Roma, 2010). En 2018 recibió el grado de Doctor en Teología por la Universidad San Dámaso de Madrid, donde actualmente reside. Ejerce su labor pastoral en el la parroquia La Asunción de Torrelodones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s