Publicado en Christian Díaz Yepes

La Palabra del domingo: ¿Me quieres?

La Palabra del domingo: ¿Me quieres?

III domingo de Pascua

cropped-pantocrator.jpg

Lectura del santo evangelio según san Juan (21,1-19):

En aquel tiempo, Jesús se apareció otra vez a los discípulos junto al lago de Tiberíades. Y se apareció de esta manera: Estaban juntos Simón Pedro, Tomás apodado el Mellizo, Natanael el de Caná de Galilea, los Zebedeos y otros dos discípulos suyos. 
Simón Pedro les dice: «Me voy a pescar.» 
Ellos contestan: «Vamos también nosotros contigo.» 
Salieron y se embarcaron; y aquella noche no cogieron nada. Estaba ya amaneciendo, cuando Jesús se presentó en la orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús. 
Jesús les dice: «Muchachos, ¿tenéis pescado?» 
Ellos contestaron: «No.» 
Él les dice: «Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis.» 
La echaron, y no tenían fuerzas para sacarla, por la multitud de peces. Y aquel discípulo que Jesús tanto quería le dice a Pedro: «Es el Señor.» 
Al oír que era el Señor, Simón Pedro, que estaba desnudo, se ató la túnica y se echó al agua. Los demás discípulos se acercaron en la barca, porque no distaban de tierra más que unos cien metros, remolcando la red con los peces. Al saltar a tierra, ven unas brasas con un pescado puesto encima y pan. 
Jesús les dice: «Traed de los peces que acabáis de coger.» 
Simón Pedro subió a la barca y arrastró hasta la orilla la red repleta de peces grandes: ciento cincuenta y tres. Y aunque eran tantos, no se rompió la red. 
Jesús les dice: «Vamos, almorzad.» 
Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle quién era, porque sabían bien que era el Señor. Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado. Esta fue la tercera vez que Jesús se apareció a los discípulos, después de resucitar de entre los muertos. 
Después de comer, dice Jesús a Simón Pedro: «Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?» 
Él le contestó: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» 
Jesús le dice: «Apacienta mis corderos.» 
Por segunda vez le pregunta: «Simón, hijo de Juan, ¿me amas?» 
Él le contesta: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» 
Él le dice: «Pastorea mis ovejas.» 
Por tercera vez le pregunta: «Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?» 
Se entristeció Pedro de que le preguntara por tercera vez si lo quería y le contestó: «Señor, tú conoces todo, tú sabes que te quiero.» 
Jesús le dice: «Apacienta mis ovejas. Te lo aseguro: cuando eras joven, tú mismo te ceñías e ibas adonde querías; pero, cuando seas viejo, extenderás las manos, otro te ceñirá y te llevará adonde no quieras.» Esto dijo aludiendo a la muerte con que iba a dar gloria a Dios. 
Dicho esto, añadió: «Sígueme.»

Palabra del Señor

 

 

Meditación:

 

Familiaridad. Gestos de cercanía, complicidad: otra noche de pesca para los discípulos, un desconocido en la orilla, unas brasas, pan y pescado para una comida de amigos. La resurrección de Cristo ilumina todas las acciones humanas que antes parecían rutinarias, sin densidad. Dios lo colma todo de una nueva sacralidad. Él quiere hacernos descubrir  cómo y cuánto está presente en nuestra vida, iluminándonos y elevándonos a un nivel que nunca hubiéramos imaginado. Porque a la luz de la fe no existe la rutina, sino el trabajar siempre con nuevo impulso y nuevos desafíos. No existe la frustración, sino la fuerza de Dios que nos hace superar nuestra debilidad. No más la culpabilidad que nos hunde, sino la responsabilidad de un amor mayor para rehacer lo que no hayamos vivido bien.

 

¿Cultivo una relación cercana, familiar, con Dios en lo cotidiano o vivo la religión como repetición rutinaria? ¿Qué le pido a Dios para mejorar en este sentido?

 

La experiencia de Pedro al ver morir atrozmente al Maestro tiene que haber sido demoledora. Sobre todo porque pocas horas antes le había negado hasta tres veces, como el mismo Jesús le había anunciado. El que aparentemente había sido el discípulo más fuerte, entusiasta y comprometido, en el momento de la cruz se muestra como el más débil, desesperanzado y cobarde. Porque ante la cruz de Cristo caen todas nuestras máscaras y queda en evidencia la propia miseria. Pero es justamente esa miseria la que él ha venido a rescatar. En su cruz han sido clavadas nuestras negaciones, cobardías y pequeñez de alma. La cruz que es la mayor expresión del amor de Dios hasta el extremo.

 

La Pascua es el tiempo sagrado para dejar en la cruz de Cristo todas mis miserias para que él las redima. Por eso este domingome presento a él tal como soy para recibir sus dones.

 

“Pedro, ¿me amas?”. Es la pregunta recurrente del Señor a quien le negó tres veces. No le pregunta por qué lo hizo, removiendo la herida del pasado, sino que le hace volver al amor que le impulsó a seguirle. Ese Amor que le lavó los pies el Jueves Santo y le purificó de mucho más en su entrega total en la cruz. Sólo ese amor podía hacer que  Pedro se reencontrara consigo mismo y con Dios. Por eso él mismo llegará a expresar más adelante en otro escrito suyo de la Biblia: “El amor cubre multitud de pecados” (1Pe 4, 8). Hoy Jesús nos dice también a ti y a mí que cubramos con nuevo amor lo que nos haya faltado en el pasado, todas nuestras negaciones y traiciones. Si aún nos cuesta alcanzar un amor grande para llegar a ello, basta que al menos le digamos que le queremos. Así él comenzará una nueva historia con nosotros.

 

  

 

 

 

Anuncios

Autor:

Sacerdote y poeta. Nacido en Caracas, Venezuela, en 1980. Estudió Artes, Filosofía y Teología. Ordenado sacerdote para la Arquidiócesis de Caracas en el 2007. Premio Nacional de Poesía Juvenil del Ateneo de Caracas y la Casa de la Poesía de Caracas (1996). A los 19 años su libro "Las Ruedas" fue seleccionado en concurso y publicado por Monte Ávila Editores Latinoamericana (1999). En el 2004 la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello publicó su libro "Una Barca. Ha publicado y recitado en países como Estados Unidos, Italia, Suiza, Brasil y Siria. Su poesía ha sido traducida al Inglés, al Italiano y el Árabe. Premio Trípode de literatura cristiana por su libro de espiritualidad "Beber de la fuente de la paz" (Caracas, 2009, Madrid, 2014). También ha sido nominado para recibir el Premio Mundial de Poesía Mística (Roma, 2010). En 2018 recibió el grado de Doctor en Teología por la Universidad San Dámaso de Madrid, donde actualmente reside. Ejerce su labor pastoral en el la parroquia La Asunción de Torrelodones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s