Publicado en Christian Díaz Yepes

 La Palabra del domingo: Unidad

 La Palabra del domingo: Unidad

Domingo 27º del tiempo ordinario

 380px-Vitral_con_anagrama_mariano

Del evangelio según san Marcos (10,2-16):

En aquel tiempo, se acercaron unos fariseos y le preguntaron a Jesús, para ponerlo a prueba: «¿Le es lícito a un hombre divorciarse de su mujer?»
Él les replicó: «¿Qué os ha mandado Moisés?»
Contestaron: «Moisés Permitió divorciarse, dándole a la mujer un acta de repudio.»
Jesús les dijo: «Por vuestra terquedad dejó escrito Moisés este precepto. Al principio de la creación Dios “los creó hombre y mujer. Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne.” De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.»
En casa, los discípulos volvieron a preguntarle sobre lo mismo. Él les dijo: «Si uno se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra la primera. Y si ella se divorcia de su marido y se casa con otro, comete adulterio.»
Le acercaban niños para que los tocara, pero los discípulos les regañaban. Al verlo, Jesús se enfadó y les dijo: «Dejad que los niños se acerquen a mí: no se lo impidáis; de los que son como ellos es el reino de Dios. Os aseguro que el que no acepte el reino de Dios como un niño, no entrará en él.»
Y los abrazaba y los bendecía imponiéndoles las manos.

Palabra del Señor

Comentario:

“Lo que Dios ha unido…”. Él ha creado en unidad todo lo que existe. En unidad de amor. La tierra sostiene a los cuerpos con una firmeza de amor, los ríos desembocan en los mares en un ímpetu de amor, la semilla cae en tierra y muere en una ofrenda de amor. Así circula, crece y se renueva la vida. Y el ser humano está llamado a coronar la creación también como unidad de amor. Unidad personal de cada uno. Unidad en la caridad con los demás. Esa unidad armoniza la fuerza y la mansedumbre, la paciencia y la audacia, el silencio y la palabra. Unidad sin confusión ni separación porque…

“En el principio no fue así. Es nuestro pecado el que hiere y quiebra nuestra unidad original. Toda división entre las personas se origina en esa división interior que nuestro egoísmo produce. Los proyectos que nos trazamos con otros, las esperanzas y esfuerzos compartidos, pueden frustrarse por cerrarnos al amor. El matrimonio y la familia, como unidad de hombre y mujer que expresa nuestro destino a la comunión, puede llegar a romperse. Pero no es Dios quien lo ha querido así. Él respeta nuestra libertad y con ella nos ofrece la oportunidad para sanar y reparar lo que hayamos herido. Ante toda división interior e interpersonal, busquemos nuevamente la gracia de Dios que puede sanar y salvar nuestra unidad. Desde ella podemos perdonar, reconciliar, abrir nuevas sendas para seguir caminando juntos.

“Que no lo separe el hombre”… y que el hombre no se separe en sí mismo. Dios no ha querido nuestra fractura interior, que nuestra persona se fraccione en mil pedazos y así también nuestras relaciones con los demás. Si vivimos en Dios, nuestro ser se unifica. Su amor es esa amalgama sobrenatural que integra nuestro ser y nos permite vivir relaciones sanadoras, creativas y fecundas. La armonía y el bien que podemos alcanzar con los demás parte de esa reconstrucción interior que todos estamos llamados a vivir. En ella nos purificamos, crecemos como personas nuevas y podemos construir la verdadera unidad con los demás.

Anuncios

Autor:

Sacerdote y poeta. Nacido en Caracas, Venezuela, en 1980. Estudió Artes, Filosofía y Teología. Ordenado sacerdote para la Arquidiócesis de Caracas en el 2007. Premio Nacional de Poesía Juvenil del Ateneo de Caracas y la Casa de la Poesía de Caracas (1996). A los 19 años su libro "Las Ruedas" fue seleccionado en concurso y publicado por Monte Ávila Editores Latinoamericana (1999). En el 2004 la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello publicó su libro "Una Barca. Ha publicado y recitado en países como Estados Unidos, Italia, Suiza, Brasil y Siria. Su poesía ha sido traducida al Inglés, al Italiano y el Árabe. Premio Trípode de literatura cristiana por su libro de espiritualidad "Beber de la fuente de la paz" (Caracas, 2009, Madrid, 2014). También ha sido nominado para recibir el Premio Mundial de Poesía Mística (Roma, 2010). En 2018 recibió el grado de Doctor en Teología por la Universidad San Dámaso de Madrid, donde actualmente reside. Ejerce su labor pastoral en el la parroquia La Asunción de Torrelodones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s