Publicado en Christian Díaz Yepes

Lectio en salida: Venid y veréis

Lectio en salida: Venid y veréis

Domingo II del Tiempo Ordinario

icono-cristo-y-san-juan

Del Evangelio según san Juan (1, 35-42)
En aquel tiempo, estaba Juan el Bautista con dos de sus discípulos, y fijando los ojos
en Jesús, que pasaba, dijo:
“Este es el Cordero de Dios”.
Los dos discípulos, al oír estas palabras, siguieron a Jesús. El se volvió hacia ellos, y
viendo que lo seguían, les preguntó:
“¿Qué buscan?”
Ellos le contestaron:
“¿Dónde vives, Rabí?” (Rabí significa “maestro”).
El les dijo:
“Vengan a ver”.
Fueron, pues, vieron dónde vivía y se quedaron con él ese día. Eran como las cuatro de la
tarde. Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que oyeron lo que Juan el
Bautista decía y siguieron a Jesús. El primero a quien encontró Andrés, fue a su hermano
Simón, y le dijo:
“Hemos encontrado al Mesías”(que quiere decir “el Ungido”).
Lo llevó a donde estaba Jesús y éste fijando en él la mirada, le dijo: “Tú eres Simón, hijo
de Juan. Tú te llamarás Kefás” (que significa Pedro, es decir “roca”).
Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Comentario:

Meditemos en el sentido de las lecturas…
Al inicio del Tiempo Ordinario, las lecturas de este domingo nos presentan el tema
de la llamada de Dios y el seguimiento a Él. Dios es la voz que misteriosamente llama al
joven Samuel y es también la figura fascinante del Cordero a quienes los discípulos del
Bautista empiezan a seguir. Su llamada es para entrar a compartir la intimidad de su vida
divina y para hacernos comunicadores de esta experiencia a todos los que encontremos.
La Primera Lectura nos enseña sobre la disposición fundamental que debemos
tener ante la voz de Dios que nos llama: “Habla, Señor, que tu siervo escucha”. Debemos
atenderle y ponernos a la escucha de su Palabra. Ella nos hace crecer en gracia y nos
ayuda a realizar nuestro propio designio de vida. “Habla, Señor”, le decimos nosotros hoy
al escuchar de corazón esta Palabra suya que nos revela algo nuevo sobre Él y sobre
nosotros mismos.
En el evangelio podemos ver cómo los discípulos del Bautista estaban a su escucha
y atendían a sus palabras como a una misma enseñanza divina. Ante la proclamación que
Juan hace de Jesús como el “Cordero de Dios”, ellos no dudan en dejar a su primer
maestro e ir en pos de Aquel que es él señala como más grande. Se nos muestra así una
primera disposición ante la llamada de Dios: Dejarlo todo para seguirle. Dios nos habla de
diversos modos, pero no siempre estamos atentos a escucharle. Otras veces, habiendo
entendido lo que Él nos comunica, no estamos dispuestos a seguirlo por encontrarnos
demasiado apegados a nosotros mismos, a nuestros gustos y criterios, tan distintos a lo
que Él nos propone. Son cosas que debemos posponer o hasta dejar del todo para poder ir
tras la realidad divina que se nos quiere manifestar.
¿Qué buscan? Pregunta Jesús al verlos venir en pos de él. Es una pregunta que el
Señor continúa dirigiendo a sus seguidores a través de los tiempos. Es casi como si nos
dijera: ¿Acaso vienen a mí por lo que otros dicen? ¿O es por mera curiosidad? Ante la
respuesta de los discípulos, Maestro ¿Dónde vives?, el Señor entiende su disposición a
conocerle íntimamente y a entrar en una comunión de vida con él.
Vengan y verán, es su respuesta. El verbo ver en el evangelio de san Juan tiene una
implicaciones muy importantes. Se refiere mucho más que al mero ejercicio de un sentido
físico- más bien señala la capacidad de entrar en contacto con las realidades más
profundas de Dios que se manifiestan en la historia humana. Al ir detrás de Jesús los
discípulos empezarán a ver, es decir, ganarán esta capacidad de penetrar en los misterios
divinos que se manifiestan en la vida de los hombres. A esto nos llama Dios, a desarrollar
en su presencia esa profundidad, a pasar de la mera experiencia superficial de las cosas a
una contemplación interior de su actuación en nuestra vida.
Una vez que los discípulos, término que significa seguidores, han entrado a morar
con Jesús, se convierten en anunciadores de esta experiencia. El amor es siempre difusivo
y busca expresarse a muchos más. Ellos se convierten así en evangelizadores que van
transmitiendo la Buena Nueva a los que tienen más próximos. Andrés comunica a su
hermano Simón que han encontrado al Mesías, y éste sale también a su encuentro. De
este modo, Jesús también le llama y le asigna una nueva misión y una nueva identidad: Él
será la roca sobre la que se asentará la nueva comunidad. Se nos muestra así que el
llamado de Jesús nos hace descubrir también nuestra identidad más auténtica. Al seguirle
nuestra vida gana una plenitud y un sentido nuevo.

Hoy también continúa llamando el Señor. Él pronuncia sobre ti su designio para
que también tú descubras tu identidad más profunda y te conviertas en anunciador de
esta vida nueva.

¿Estás atento a su voz? ¿Cómo respondes a esta invitación?
Oremos con san Agustín…
Señor y Dios mío,
mi única esperanza,
óyeme para que no sucumba al desaliento
y deje de buscarte.
Dame la gracia de que yo
ansíe siempre ver tu rostro
dame fuerzas para la búsqueda,
tú que hiciste que te encontrara
y que me has dado esperanzas
de un conocimiento más perfecto.
Ante tí está mi firmeza y mi debilidad
sana esta, conserva aquella,
ante tí está mi ciencia y mi ignorancia
si me abres, recibe al que entra,
si me cierras el postigo, recibe al que llama,
Haz que me acuerde de tí,
que te comprenda y te ame.
acrecienta en mí estos dones,
hasta mi cambio completo,
cuando arribemos a tu presencia,
cesarán estas muchas cosas
que ahora hablamos sin comprenderlas,
y tú permanecerás todo en todos,
y entonces, viviremos siempre,
alabándote unánimemente,
Y hechos en tí
también nosotros una sola cosa….
Amén

Anuncios

Autor:

Sacerdote y poeta. Nacido en Caracas, Venezuela, en 1980. Estudió Artes, Filosofía y Teología. Ordenado sacerdote para la Arquidiócesis de Caracas en el 2007. Premio Nacional de Poesía Juvenil del Ateneo de Caracas y la Casa de la Poesía de Caracas (1996). A los 19 años su libro "Las Ruedas" fue seleccionado en concurso y publicado por Monte Ávila Editores Latinoamericana (1999). En el 2004 la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello publicó su libro "Una Barca. Ha publicado y recitado en países como Estados Unidos, Italia, Suiza, Brasil y Siria. Su poesía ha sido traducida al Inglés, al Italiano y el Árabe. Recientemente ha merecido el Premio Trípode de literatura cristiana por su libro de espiritualidad "Beber de la fuente de la paz". También ha sido nominado para recibir el Premio Mundial de Poesía Mística (Roma, 2010). Actualmente ejerce su labor pastoral en el la parroquia La Anunciación del Señor de La Boyera, Caracas, y la docencia en el Seminario Mayor Arquidiocesano de Caracas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s