Publicado en Christian Díaz Yepes

Signos de esperanza

Signos de esperanza

 

photo_2016-07-26_11-08-51

Álvaro Acosta, un lector de mi reflexión de ayer, Venezuela, resistencia espiritual, me escribe el siguiente comentario:

El resultado hasta hoy obtenido por la RESISTENCIA, han sido los frutos de crecimiento espiritual. Nuevos Lideres JOVENES, Mayor SOLIDARIDAD en pueblo que comparte sufrimientos en las mismas COLAS impuestas por la autoridad, Clarificacion de VALORES ESPIRITUALES, como la VERDAD, el SACRIFICIO, la HERMANDAD, la PACIENCIA, la CONSTANCIA, etc etc“.

Estoy totalmente de acuerdo con Álvaro, a quien aún no conozco, pero le agradezco por la lucidez de sus palabras que me mueven hoy a poner de relieve tres SIGNOS que fortalecen nuestra esperanza en la actual lucha.

He sido testigo de todas las acciones en contra de este régimen de perfidia desde que comenzara a pujar por el poder en 1992. Con algunas he estado de acuerdo y las he alentado, pero muchas me han dejado el mal sabor de que había mucho por purificar. Alguno me dirá que estoy lejos y que desde aquí es poco lo que puedo opinar. Se equivoca. El exilio me enriquece con otra perspectiva. Soy pastor y conozco a mi gente. En las palabras, sentimientos y acciones de las que me hacen partícipes percibo mucho de lo que llevan por dentro y les mueve hoy. Lo medito delante de Dios, discierno sus signos, atiendo a Su voz y puedo captar muchas cosas con claridad. Es mi misión en esta lucha.

Hemos pasado a un nuevo nivel que alienta mi esperanza. Estos son los 3 signos que me mueven a afirmarlo:

  • LUCHA SOLIDARIA: después de haber visto tantos esfuerzos inconexos, tantas búsquedas del propio interés por parte de muchos, ansias de protagonismo y espectacularidad, hoy percibo la lucha de un único pueblo que se reencuentra a sí mismo y clama a una sola voz. El que se sustrae de aquí, cae y se pierde por sí mismo. La solidaridad está siendo la corriente que está venciendo la precariedad, el hambre y la impotencia. Estamos cumpliendo el proverbio bíblico: “Frater qui adjuvatur a fratre quasi civitas firma“, “El hermano ayudado por su hermano es como una ciudad indestructible” (Pro 18, 19).

  • APUNTAR HACIA LO ALTO: No nos conformamos con poco. Miramos hacia lo alto y hacia adentro. El protagonismo de los jóvenes nos lo está recordando. Ellos tienen la conciencia limpia. Es poco y mucho lo que ambicionan. Poco, pues luchan por algo que nunca han conocido ni tenido: libertad, derechos, justicia. Mucho, precisamente por todo lo que estos valores significan. Es una lucha en una doble dirección: vertical, hacia lo más alto, y horizontal, en las calles, codo a codo con los hermanos, en el hoy de la historia. Uno y otro sentido forman la cruz: signo de victoria y de vida, He aquí nuestra fortaleza, la que Dios acompaña, confirma y premia.

  • VERDAD: Por fin se empiezan a llamar las cosas por su nombre. Es preferible bañarse en el Guaire que dejarse aplastar por la pestilencia de este régimen. No es un gobierno, es una mafia criminal. No son colectivos, son terroristas. No es un ejército ni es un sistema de justicia, es crimen organizado. No es crisis, alguien se está robando todo. No son fallecidos, son asesinatos. No es escasez, es hambre. Creer y proclamar esta verdad es el Camino y la Vida, es la fuerza de Cristo entre nosotros.

Leer la reflexón de ayer:  Venezuela, resistencia espiritual

 

Anuncios

Autor:

Sacerdote y poeta. Nacido en Caracas, Venezuela, en 1980. Estudió Artes, Filosofía y Teología. Ordenado sacerdote para la Arquidiócesis de Caracas en el 2007. Premio Nacional de Poesía Juvenil del Ateneo de Caracas y la Casa de la Poesía de Caracas (1996). A los 19 años su libro "Las Ruedas" fue seleccionado en concurso y publicado por Monte Ávila Editores Latinoamericana (1999). En el 2004 la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello publicó su libro "Una Barca. Ha publicado y recitado en países como Estados Unidos, Italia, Suiza, Brasil y Siria. Su poesía ha sido traducida al Inglés, al Italiano y el Árabe. Premio Trípode de literatura cristiana por su libro de espiritualidad "Beber de la fuente de la paz" (Caracas, 2009, Madrid, 2014). También ha sido nominado para recibir el Premio Mundial de Poesía Mística (Roma, 2010). En 2018 recibió el grado de Doctor en Teología por la Universidad San Dámaso de Madrid, donde actualmente reside. Ejerce su labor pastoral en el la parroquia La Asunción de Torrelodones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s