Publicado en Christian Díaz Yepes

Lectio en salida: Detenernos para avanzar

Lectio en salida: Detenernos para avanzar

Domingo IV del tiempo ordinario

 

detenernos.jpg

 

Del evangelio según san Marcos (6,30-34):

EN aquel tiempo, los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús, y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado.
Él les dijo:
«Venid vosotros a solas a un lugar desierto a descansar un poco».
Porque eran tantos los que iban y venían, que no encontraban tiempo ni para comer.
Se fueron en barca a solas a un lugar desierto.
Muchos los vieron marcharse y los reconocieron; entonces de todas las aldeas fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron. Al desembarcar, Jesús vio una multitud y se compadeció de ella, porque andaban como ovejas que no tienen pastor; y se puso a enseñarles muchas cosas.

Palabra del Señor

 

 

Comentario:

¿Ha venido Dios a este mundo para descansar o para ayudarnos?

Nos ayuda enseñándonos a armonizar la vida. Jesús muestra que el activismo desenfrenado puede resolver algunos asuntos, pero no transformar la vida desde lo profundo.

La vida en el Espíritu exige muchas pausas en el camino. No es tiempo perdido, sino muy al contrario. Es tiempo para ir dentro de nosotros mismos, restaurar las fuerzas, calibrar la brújula, otear el horizonte a alcanzar. El verdadero descanso no es quedarnos sin hacer nada, sino hacer lo más importante: dejar de hacer nosotros para dejar que haga Dios en nosotros.

Después, vuelven a presentarse tantas y tantas ocasiones para darle concreción al amor del que nos hemos llenado. Aparecen los necesitados, las oportunidades para servir…

Se trata de mantener la armonía entre la fuerza que nos mueve desde dentro y aquella con la que atendemos todas las situaciones que nos acucian desde afuera.

¿Doy valor a los momentos de pausa en mi día, mi semana, para tomar nuevas fuerzas y avanzar en el amor?

Anuncios

Autor:

Sacerdote y poeta. Nacido en Caracas, Venezuela, en 1980. Estudió Artes, Filosofía y Teología. Ordenado sacerdote para la Arquidiócesis de Caracas en el 2007. Premio Nacional de Poesía Juvenil del Ateneo de Caracas y la Casa de la Poesía de Caracas (1996). A los 19 años su libro "Las Ruedas" fue seleccionado en concurso y publicado por Monte Ávila Editores Latinoamericana (1999). En el 2004 la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello publicó su libro "Una Barca. Ha publicado y recitado en países como Estados Unidos, Italia, Suiza, Brasil y Siria. Su poesía ha sido traducida al Inglés, al Italiano y el Árabe. Premio Trípode de literatura cristiana por su libro de espiritualidad "Beber de la fuente de la paz" (Caracas, 2009, Madrid, 2014). También ha sido nominado para recibir el Premio Mundial de Poesía Mística (Roma, 2010). En 2018 recibió el grado de Doctor en Teología por la Universidad San Dámaso de Madrid, donde actualmente reside. Ejerce su labor pastoral en el la parroquia La Asunción de Torrelodones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s