La Palabra de hoy: Templos vivos

La Palabra de hoy: Templos vivos

Martes IV de Pascua  pastor-y-cayado

Evangelio: Juan 10,22-30

 Se celebraba en Jerusalén la fiesta de la Dedicación del templo. Era invierno, y Jesús se paseaba en el templo por el pórtico de Salomón. Los judíos, rodeándolo, le preguntaban: “¿Hasta cuando nos vas a tener en suspenso? Sitú eres el Mesías, dínoslo francamente.” Jesús les respondió: “Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ésas dan testimonio de mí. Pero vosotros no creéis, porque no sois ovejas mías. Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las ha dado, supera a todos, y nadie puede arrebatarlas de la mano del Padre. Yo y el Padre somos uno.”

Palabra de Dios

Comentario:

Jesús se pasea por la puerta del Templo, pero antes ha dicho que  él mismo es la puerta del rebaño, el que conduce al pueblo de Dios al verdadero lugar de la adoración. Nuestra puerta y nuestro templo son el mismo Jesús; en él debemos entrar a través de nuestra vivencia de la Palabra y del Mandamiento del amor. Así somos uno con él y con el Padre. En esta unión con nuestro Dios experimentamos toda la paz y toda la seguridad que anhelamos y que nadie más nos puede dar.

¿Entro a la presencia de Dios a través de mi amor por Él y por los demás?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s