Publicado en Espiritualidad Mariana

Es Dios y se parece a mí

 Es Dios y se parece a mí

J.P.Sartre. Navidad de 1940 

 Michel_Pieta_Virgin

               La Virgen está pálida y mira al niño.

Habría que pintar su rostro,

con esa ansiosa maravilla que sólo apareció una vez en rostro humano.

 

Porque Cristo es su hijo, carne de su carne

y fruto de su vientre.

Lo llevó 9 meses  en sí misma y le dará el pecho

y su leche se volverá sangre de Dios.

 

En algunos momentos la tentación es tan fuerte que se olvida de que es Dios.

Lo estrecha entre sus brazos y le susurra: “pequeño mío”.

 

Pero en otros momentos se turba y piensa: Dios está allá,

y la envuelve un desconcierto religioso por este Dios mudo,

por este niño que le infunde un cierto temor.

 

En algún momento, todas las madres quedan un poco confundidas delante de ese rebelde fragmento de su carne que es su hijo,

y se sienten exiliadas delante de esta nueva vida

hecha de su propia vida,

habitada por pensamientos que le son ajenos.

 

Pero ningún niño ha sido arrancado tan cruel y radicalmente de su madre.

Porque es Dios

y supera todo lo que ella se podría imaginar.

 

Pero yo pienso que hay otros momentos, rápidos y fugaces, en los que ella siente a la vez que el Cristo es su hijo,

su pequeño,

y que es Dios.

 

Lo mira y piensa:

 

Este Dios es mi niño.

Esta carne  divina es mi carne.

Está hecho de mí,

tiene mis ojos

y la forma de su boca es la forma de la mía.

 

Se me asemeja,

es Dios y se me asemeja.

 

Y ninguna mujer ha tenido la suerte de su Dios para ella sola.

Un Dios pequeñísimo para estrechar entre los brazos y cubrir de besos,

un Dios todo calientito que sonríe y que respira,

un Dios que se puede tocar y que se ríe.

Y es en esos momentos que si yo fuera un pintor pintaría a María.

 

Anuncios

Autor:

Sacerdote y poeta. Nacido en Caracas, Venezuela, en 1980. Estudió Artes, Filosofía y Teología. Ordenado sacerdote para la Arquidiócesis de Caracas en el 2007. Premio Nacional de Poesía Juvenil del Ateneo de Caracas y la Casa de la Poesía de Caracas (1996). A los 19 años su libro "Las Ruedas" fue seleccionado en concurso y publicado por Monte Ávila Editores Latinoamericana (1999). En el 2004 la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello publicó su libro "Una Barca. Ha publicado y recitado en países como Estados Unidos, Italia, Suiza, Brasil y Siria. Su poesía ha sido traducida al Inglés, al Italiano y el Árabe. Recientemente ha merecido el Premio Trípode de literatura cristiana por su libro de espiritualidad "Beber de la fuente de la paz". También ha sido nominado para recibir el Premio Mundial de Poesía Mística (Roma, 2010). Actualmente ejerce su labor pastoral en el la parroquia La Anunciación del Señor de La Boyera, Caracas, y la docencia en el Seminario Mayor Arquidiocesano de Caracas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s