La Palabra del domingo: Reconocer su venida

La Palabra del domingo: Reconocer su venida

Domingo  III de Adviento

 

† Lectura del santo Evangelio

según san Lucas (7, 19-23)

Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, Juan envió a dos de sus discípulos a preguntar a Jesús: “¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?” Cuando llegaron a donde estaba Jesús, le dijeron: “Juan el Bautista nos ha mandado a preguntarte si eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro”.

En aquel momento, Jesús curó a muchos de varias enfermedades y dolencias y de espíritus malignos, y a muchos ciegos les concedió la vista. Después contestó a los enviados: “Vayan a contarle a Juan lo que han visto y oído: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan y a los pobres se les anuncia el Evangelio. Dichoso el que

no se escandalice de mí”.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Comentario:

Jesús no necesita otra respuesta para Juan que sus mismos signos. Ellos son la respuesta a la humanidad que busca a Dios. También hoy, cuando nos preguntamos por Él, su Espíritu nos impulsa a reconocerle presente a través de los signos que genera en nuestra vida. Date cuenta: hay mucho más de Dios en ti de lo que has podido notar.

En este domingo trataré de reconocer las manifestaciones de Dios en mi vida y daré testimonio de ello ante los demás.

Hay una pregunta fundamental en el Adviento: ¿Dónde encuentro a Dios en mi vida? ¿Cuáles son esos momentos en los que Él viene hasta mí? La Iglesia nos enseña que hay unos modos de presencia suyos que son fundamentales: Su Palabra, la Eucaristía, el hermano, la vida en unidad. Este es un tiempo propicio para volver a valorar estos encuentros benditos que tenemos día a día. No dejemos que la simplicidad y la rutina nos hagan perder la fascinación por descubrir a Dios tan cercano a nosotros.

¿Cuál es el modo de presencia de Cristo que más valoro en mi vida?

Reconocer a Jesús produce alegría, y hoy es el domingo de la alegría (Llamado clásicamente “Gaudete”, que significa “Alegraos”). El papa Francisco ha llamado a toda la Iglesia a redescubrir el valor de la alegría como distintivo del cristiano. Más allá de cualquier adversidad y de cualquier dolor, la certeza de que el Señor está cerca de nosotros debe hacernos experimentar un profundo gozo y una confianza que llene de luz nuestra existencia.

Pidamos hoy al Señor el don de su alegría y comuniquémosla a todos los que podamos

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s