Publicado en Christian Díaz Yepes

La Palabra del domingo: Ir más allá

La Palabra del domingo: Ir más allá

Domingo 32º del tiempo ordinario

† Lectura del santo Evangelio

según san Marcos (12, 18-27)

Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, fueron a ver a Jesús algunos de los saduceos, los cuales afirman que los muertos no resucitan,y le dijeron:

“Maestro, Moisés nos dejó escrito que si un hombre muere dejando a su viuda sin hijos, que la tome por mujer el hermano del que murió para darle descendencia a su hermano. Había una vez siete hermanos, el primero de los cuales se casó y murió sin dejar hijos. El segundo se casó con la viuda y murió también, sin dejar hijos; lo mismo el tercero. Los siete se casaron con ella y ninguno de ellos dejó descendencia. Por último, después de todos, murió también la mujer. El día de la resurrección, cuando resuciten de entre los muertos, ¿de cuál de los siete será mujer? Porque fue mujer de los siete”.

Jesús les contestó:

“Están en un error, porque no entienden las Escrituras ni el poder de Dios. Pues cuando resuciten de entre los muertos, ni los hombres tendrán mujer ni las mujeres marido, sino que serán como los ángeles del cielo. Y en cuanto al hecho de que los muertos resucitan, ¿acaso no han leído en el libro de Moisés aquel pasaje de la zarza, en que Dios le dijo: Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob?Dios no es Dios de muertos, sino de vivos. Están,pues, muy equivocados”.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

Comentario:

Más allá nos pide ir Jesús. Mientras los saduceos limitan su esperanza a la realidad pasajera, pretendiendo sujetarla a través de normas materialistas, Jesús nos invita a descubrir la realidad que nos trasciende. Esto aplica para la esperanza última en la vida eterna, por supuesto, pero también nos habla de abrir nuestra esperanza hacia un “más allá de toda cosa” que encontramos en cada momento presente: no apegarnos a nada, no considerar ninguna situación transitoria como nuestro último fin.

¿Pongo mi corazón en las realidades de este mundo o en la eternidad?

¡Cuánto nos cuesta asimilar las grandezas que Dios puede realizar! Nos quedamos demasiado cortos de miras, juzgando sus manifestaciones desde la lógica de nuestros razonamientos tan limitados. Así los saduceos, que no podían concebir la resurrección y se quedaban atrapados en el laberinto de sus propias especulaciones. El que lo ha creado todo de la nada, ¿acaso no será capaz de dar vida plena a los que mueren en Él? Nos aparece el desafío de superar nuestra propia estrechez de pensamientos para abrirnos a la grandeza de Dios que espera manifestarse en nuestra vida.

¿Cómo puedo ir al paso de las manifestaciones siempre nuevas y sorprendentes de Dios?

Los saduceos se preocupaban por el “cómo” de la resurrección. Así quedaban atrapados en su propia incerteza. Jesús, en cambio, mira el “quién”: Para Dios valen las personas que Él ha creado para la eternidad. Es un Dios de vivos, no de muertos en sus propios criterios. No perdamos la fascinación por ir hacia el Dios de la vida en plenitud. Que la esperanza nos mantenga en Él.

¿Vivo la “fascinación” por el Dios de la vida o me la dejo arrancar por las preocupaciones pasajeras?

Anuncios

Autor:

Sacerdote y poeta. Nacido en Caracas, Venezuela, en 1980. Estudió Artes, Filosofía y Teología. Ordenado sacerdote para la Arquidiócesis de Caracas en el 2007. Premio Nacional de Poesía Juvenil del Ateneo de Caracas y la Casa de la Poesía de Caracas (1996). A los 19 años su libro "Las Ruedas" fue seleccionado en concurso y publicado por Monte Ávila Editores Latinoamericana (1999). En el 2004 la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello publicó su libro "Una Barca. Ha publicado y recitado en países como Estados Unidos, Italia, Suiza, Brasil y Siria. Su poesía ha sido traducida al Inglés, al Italiano y el Árabe. Premio Trípode de literatura cristiana por su libro de espiritualidad "Beber de la fuente de la paz" (Caracas, 2009, Madrid, 2014). También ha sido nominado para recibir el Premio Mundial de Poesía Mística (Roma, 2010). En 2018 recibió el grado de Doctor en Teología por la Universidad San Dámaso de Madrid, donde actualmente reside. Ejerce su labor pastoral en el la parroquia La Asunción de Torrelodones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s