Publicado en Christian Díaz Yepes

La Palabra del domingo: Pasar la prueba

La Palabra del domingo: Pasar la prueba

Domingo 21º del tiempo ordinario

08

Evangelio: Lucas 13, 22-30
“Vendrán de oriente y occidente y se sentarán a la mesa en el reino de Dios”

En aquel tiempo, Jesús, de camino hacia Jerusalén, recorría ciudades y aldeas enseñando.Uno le preguntó: “Señor, ¿serán pocos los que se salven?”Jesús les dijo: “Esforzaos en entrar por la puerta estrecha. Os digo que muchos intentarán entrar y no podrán. Cuando el amo de la casa se levante y cierre la puerta, os quedaréis fuera y llamaréis a la puerta, diciendo: “Señor, ábrenos”;y él os replicará: “No sé quiénes sois.”Entonces comenzaréis a decir.”Hemos comido y bebido contigo, y tú has enseñado en nuestras plazas.”Pero él os replicará: “No sé quiénes sois. Alejaos de mí, malvados.”Entonces será el llanto y el rechinar de dientes, cuando veáis a Abrahán, Isaac y Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros os veáis echados fuera. Y vendrán de oriente y occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios.Mirad: hay últimos que serán primeros, y primeros que serán últimos.”

 

Comentario:

No bastan unas pocas obras. No basta ni siquiera decir que somos de Cristo para pasar la prueba. La pertenencia a él no es cosa de palabras, sino de comunión con su amor. Es necesario que nos dejemos conocer por él y actuar en consecuencia. El trato asiduo de la oración y la práctica del bien nos hacen ser conocidos y re-conocidos por el Señor y entrar por la puerta de su salvación.

¿Cómo puedo mantener hoy un trato de confianza con Dios?

Nuestra realización y nuestra paz están en la comunión con el amor de Dios que se refleja también en una mirada fraterna hacia quienes están a nuestro lado. El camino ancho es cerrarnos en nosotros mismos, es decir, quedarnos en nuestros propios problemas, gustos y pareceres. Paradójicamente, el camino angosto es ir más allá de ellos ensanchando nuestro corazón para acoger la fuerza divina y a todos los hermanos. Así, perdiendo se encuentra; ofreciéndonos, recibimos.

¿Cuáles son las estrecheces de corazón que tengo que superar hoy?

 

Anuncios

Autor:

Sacerdote y poeta. Nacido en Caracas, Venezuela, en 1980. Estudió Artes, Filosofía y Teología. Ordenado sacerdote para la Arquidiócesis de Caracas en el 2007. Premio Nacional de Poesía Juvenil del Ateneo de Caracas y la Casa de la Poesía de Caracas (1996). A los 19 años su libro "Las Ruedas" fue seleccionado en concurso y publicado por Monte Ávila Editores Latinoamericana (1999). En el 2004 la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello publicó su libro "Una Barca. Ha publicado y recitado en países como Estados Unidos, Italia, Suiza, Brasil y Siria. Su poesía ha sido traducida al Inglés, al Italiano y el Árabe. Recientemente ha merecido el Premio Trípode de literatura cristiana por su libro de espiritualidad "Beber de la fuente de la paz". También ha sido nominado para recibir el Premio Mundial de Poesía Mística (Roma, 2010). Actualmente ejerce su labor pastoral en el la parroquia La Anunciación del Señor de La Boyera, Caracas, y la docencia en el Seminario Mayor Arquidiocesano de Caracas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s