La Palabra del domingo: Verdadero mesías

La Palabra de hoy: Verdadero mesías

Domingo XII del tiempo ordinario † Lectura del santo Evangelio según san Lucas (9, 18-22) Gloria a ti, Señor. Un día en que Jesús, acompañado de sus discípulos, había ido a un lugar solitario para orar, les preguntó: “¿Quién dice la gente que soy yo?” Ellos contestaron: “Unos dicen que eres Juan el Bautista; otros, que Elías; y otros, que alguno de los antiguos profetas, que ha resucitado”. El les dijo: “Y ustedes,¿quién dicen que soy yo?” Respondió Pedro: “El Mesías de Dios”. Entonces Jesús les ordenó severamente que no lo dijeran a nadie. Después les dijo: “Es necesario que el Hijo del hombre sufra mucho, que sea rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, que sea entregado a la muerte y que resucite al tercer día”. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Comentario:

Ayer, como hoy, la gente maneja diversas teorías sobre quién es Jesús: Un gran hombre, un profeta más entre tantos… Pocos saben señalar el centro de su misterio personal y reconocerlo como quien es: “Tú eres el Mesías, mi Salvador”. ¿Manejo un conocimiento superficial de Jesús o lo conozco en profundidad? Pedro no podía reconocer el verdadero mesianismo de Jesús porque estaba apegado a las visiones del mundo. Le cuesta aceptar que su Señor no será un mesías arrollador y prestigioso, sino que llegará a la gloria asumiendo el dolor y la humillación. ¡Cuántas veces nos pasa a nosotros lo mismo! Creemos que amamos a Jesús, pero a menudo no le acompañamos su camino de despojamiento y solidaridad con los que sufren. Pensamos como los hombres, no como Dios. ¿Qué haré en este día para seguir al verdadero Mesías? La historia da tantas vueltas, es cierto. Por ello debemos permanecer en su centro: Cristo. Él nos invita hoy a mantener una relación sincera y comprometida con su Persona y su mensaje. No basta con saber un poco sobre él, como la gente alrededor; tampoco basta con saber en profundidad quién es, como Pedro en un primer momento. Hacer falta seguirle en su camino de entrega y amor hasta el extremo, hasta dar la vida por quienes amamos. ¿Asumo la cruz de cada día a semejanza de mi Señor?  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s