La Palabra mariana: Ayuda en nuestra conversión

La Palabra mariana: Ayuda en nuestra conversión

Sábado después de Cenizas

 

romecanna

“Las sencillas experiencias de fe de muchos cristianos nos presentan la convicción de los creyentes en que la Virgen María es capaz de ayudarnos en nuestras necesidades. Ella nos asiste con su intercesión y ayuda para que alcancemos gracias insospechadas de parte de Dios. Pero es fundamental que nuestro dirigirnos a Ella no se quede tan sólo en “utilizarla” como un último recurso de fe. Al contrario, debemos entender lo que Jesús le responde en el momento en que ella intercede por la necesidad de los esposos de Caná. De este modo sabremos reconocer que la actuación de Dios no se limita a sacarnos de aprietos en algunos momentos puntuales, sino que está dirigida a que reconozcamos la totalidad de cuanto él hace por nosotros y de cuánto espera de nuestra respuesta. Nos enseña Juan Pablo II:

“Con esta mirada de fe y de esperanza, María impulsa a la Iglesia y a los creyentes a cumplir siempre la voluntad del Padre, que nos ha manifestado Cristo. Las palabras que dirigió a los sirvientes, para el milagro de Caná, las repite a todas las generaciones de cristianos: “Haced lo que él os diga” (Jn 2, 5).

Los sirvientes siguieron su consejo y llenaron las tinajas hasta el borde. Esa misma invitación nos la dirige María hoy a nosotros. Es una exhortación a entrar en el nuevo período de la historia con la decisión de realizar todo lo que Cristo dijo en el Evangelio en nombre del Padre y actualmente nos sugiere mediante el Espíritu Santo, que habita en nosotros”[1].

La intercesión de la Virgen María nos ofrece una gracia a la que no podemos dejar de acudir en nuestro proceso de conversión. Su presencia materna hace que nuestro itinerario hacia Dios se convierta en un camino hermoso y sereno, con la confianza de quien se siente amado y acompañado por una presencia especial. Acudiendo a ella no nos faltarán las gracias que necesitaremos para ser transformados por Dios en fuente de alegría y  esperanza para nuestro entorno.

¿Qué papel juega la presencia de la Virgen María en mi camino hacia Dios? ¿Vivo su invitación a hacer lo que Jesús me dice momento a momento?”

Christian Díaz Yepes

Nos has dado el mejor vino (extracto)


[1] Homilía. 05-01-2000.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s