La Palabra de hoy: Sin desvirtuarnos

La Palabra de hoy: Sin desvirtuarnos

Martes X del tiempo ordinario

 

† Lectura del santo Evangelio

según san Mateo (5, 13-16)

Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:

“Ustedes son la sal de la tierra. Si la sal se vuelve insípida, ¿con qué se le devolverá el sabor? Ya no sirve para nada y se tira a la calle para que la pise la gente.

Ustedes son la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad construida en lo alto de un monte; y cuando se enciende una vela, no se esconde debajo de una olla, sino que se pone sobre un candelero para que alumbre a todos los de la casa.

Que de igual manera brille la luz de ustedes ante los hombres, para que viendo las buenas obras que ustedes hacen, den gloria a su Padre,que está en los cielos”.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Comentario:

En Israel se echaban los desperdicios a la calle para que los animales comieran de ellos. Así la sal desvirtuada, que sólo servía entonces para tapar los desniveles del suelo a la medida que era pisada por los que pasaban. Jesús nos enseña que no puede suceder de este modo con nuestra vida: no podemos convertirnos en desperdicio para ser arrojado fuera; nuestra vida cristiana no puede dervirtuarse perdiendo su sabor y toda propiedad. No hemos sido creados para ser arrojados fuera del encuentro de los hermanos, sino al contrario: para ser fuente de sabor y de vida para todos.

¿Qué cosas pueden hacer que se desvirtúe mi vida espiritual?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s