La gracia del momento presente

La gracia del momento presente

Pasa muy rápidamente la gracia. Somos seres inmersos en el tiempo, por eso tenemos que aprovechar cada momento. Uno a la vez, un instante tras otro, vamos en ascenso hacia la eternidad. Como nos aprieta nuestra temporalidad, necesitamos aprovecharla al máximo, sabiendo sacer lo mejor de cada momento. Esas inspiraciones, esos buenos deseos, esa mirada hacia lo alto que nos pone más allá de todo lo caduco… todas esas gracias hay que aprovehcarlas al vuelo.

La ocasión para esa sonrisa que pudiste ofrecer, ese poco de solidaridad que pudiste practicar, esa oración que dejaste de elevar a Dios ya no volverán. Que no recordemos cómo transcurrió nuestra jornada dándonos cuenta con pesar de todas las ocasiones que perdimos de haber vivido en el amor.

Nosotros, que estamos expuestos a tantos requerimientos, a tantas llamadas internas y externas, podemos experimentar  dificultad para orar, para concentrarnos en la meditación y alcanzar una contemplación límpida y sostenida. Por eso, no desaprovechemos esos instantes luminosos con los cuales podemos llenar nuestro día de una aspiración sincera hacia Dios. Gota a gota esta práctica irá horadando la corteza de nuestro propio corazón endurecido y lo llenará de los regalos que el cielo nos quiere otorgar.

Un comentario sobre “La gracia del momento presente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s